Blog EnQuarentena

Por qué los Smartphones se impondrán a los e-Reader

Hoy he estado reflexionando junto con un grupo de editores sobre el futuro del libro en papel y del libro electrónico. Una evidencia es que los medios de acceso a la información están cambiando a un ritmo vertiginoso y hay que adaptarse a los nuevos hábitos de lectura de la población.
La Generación Z (nacidos a partir de 1994), también llamados Millenials, han nacido con un teléfono móvil bajo el brazo y para ellos el acceso a los libros tiene que ser ubícuo e inmediato. No sólo están acostumbrados a leer en pantallas de 2", sino que para ellos es el soporte natural de lectura. ¿Supone esto la muerte del libro tradicional? En ningún caso. No han desaparecido ni la escritura en piedra, ni los papiros, ni los pergaminos, ni los libros encuadernados en piel. Simplemente todos estos formatos han dejado de ser mayoritarios y han quedado para fines concretos. Seguimos escribiendo en las lápidas, coleccionando incunables y utilizando pergaminos cuando queremos inmortalizar un texto.
La Generación Z, que dentro de 20 años será quien ostente el mayor poder adquisitivo y marcará el rumbo del mercado, exigirá estas dos características: ubicuidad e inmediatez. Y si comparamos la lectura a través del móvil o a través del e-reader a la luz de estas dos exigencias vemos por qué los smartphones tienen las de ganar:
  • Ubicuidad: normalmente no se lleva un e-reader en el bolsillo. Además, un libro descargado en tu e-reader doméstico no estará en tu e-reader laboral. Con modelos de negocio en los que se vende el acceso al libro en la nube (como Google Libros), se consigue que el libro pueda ser consultado desde cualquier dispositivo con acceso a la red y para siempre.
  • Inmediato: un acceso online al libro desde cualquier dispositivo cumple con el principio de inmediatez. No se depende de un dispositivo especial, no se depende de la capacidad de almacenamiento del e-reader y tampoco hay limitaciones en cuanto al formato en el que se encuentra el libro digitalizado.
La lectura de libros a través de la conexión a Internet será la manera de consumo mayoritaria, pero no la única. Evidentemente, los grandes lectores verán como una buena inversióno dedicar unos euros a adquirir e-readers para lograr una experiencia de lectura digitalizada todavía mucho mejor.
Tampoco morirá el libro en papel. Fijémonos en la industria discográfica, que ha sufrido una digitalización más rápida y traumática. El vinilo no ha muerto sino todo lo contrario. Hoy en día hay muchas más personas que anhelan el sonido y la experiencia del vinilo y ello precisamente a la extraordinaria popularización y difusión de la música de la que es culpable el mp3. En la industria del papel pasará algo similar. Siempre habrá quienes busquen una edición en papel para tenerla en la estantería y disfrutar de la tipografía, el tacto y el olor de la obra.
Ahora el reto está en manos de los editores y los libreros. De ellos depende adaptarse a los nuevos formatos y formas de distribución o aferrarse a sus modelos de negocio. Otras industrias con mayor facturación pero ancladas en modelos antiguos han sucumbido. Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
top