Blog EnQuarentena
Inspirándome en una web que me ha llegado al Twitter a través de @edobejar, se me ha ocurrido una lista de Diez Mandamientos que uno debe cumplir si no quiere que las redes sociales se conviertan en su infierno particular. Como en todos los contenidos similares, se trata de indicaciones de puro sentido común, pero ya se sabe, el sentido común es el menos común de los sentidos. Venga, vayamos allá:
El primero es "Amarás tu imagen por encima de todas las cosas"
Por tanto, no pondrás en Facebook fotos de la vez que te disfrazaste de prostituta, ni aquella foto en la que apareces haciendo un calvo. Tampoco pondrás en abierto en Youtube el vídeo en el que apareces borracho en el karaoke ni el que te hicieron en el campo de fútbol cuando insultabas al árbitro. Si lo haces, al menos establece las condiciones de seguridad para que no pueda ser difundido arbitrariamente.
El segundo es "No escribirás tu password en vano"
Es decir, no escribirás el password en ningún sitio que no sea un recuadro de una web que esté específicamente destinado a introducir el password. Por tanto, no dirás tu password a tu mejor amigo, ni a "tu amiga del alma inseparables desde parvulario", ni a esa persona de la que te fías mucho para que mire si tienes mensajes en Facebook. Tu pareja tampoco es alguien a quien debas confiar tu password... quién sabe lo que puede pasar en el futuro.
El tercero es "Respetarás las preguntas secretas"
Muchos sistemas ofrecen la posiblidad de responder a preguntas secretas para poder obtener los passwords. Por ejemplo, uno no recuerda la contraseña y la pregunta es ¿Cuál es el nombre de mi perro?. Si tú has puesto medio millón de fotos de Bobby en Facebook, será muy fácil la respuesta. Por tanto, nunca puedes compartir información relacionada con preguntas secretas.
El cuarto es "Respetarás el domicilio y el teléfono de tu padre y de tu madre"
Cuando me piden mi domicilio (en un banco, por ejemplo) muchas veces doy el de mi madre. En las Redes esto está prohibido por el cuarto mandamiento. Nunca digas dónde vives ni cuál es tu teléfono particular.
El quinto es "No revelarás los bienes propios"
Tanto si son muchos como pocos, es un detalle que es mejor omitir. Si te has pillado los dedos comprando diez pisos de El Pocero o si te ha tocado la herencia de la abuela en exclusiva, no se te ocurra dejarlo por escrito en tu perfil del Facebook.
El sexto es "No publicarás conversaciones impuras"
Bueno, este me ha quedado un poco forzado. Cuando digo impuras me refiero a privadas. No es bueno publicar conversaciones privadas en las Redes Sociales. Si quieres quedar el sábado con Jenny en el Centro Comercial a las 17.00 no se te ocurra escribírselo en el muro. Usa la cabeza... seguro que encuentras 1358 maneras de hacérselo saber de manera confidencial.
El séptimo es "No robarás secretos de tu empresa"
Bueno, no es que los robes tú... pero si escribes abiertamente de cuestiones confidenciales de tu trabajo no dudes en que siempre habrá alguien de la competencia dispuesto a sacar tajada.
El octavo es "No irás alardeando de tus planes sociales"
Si por fin has conseguido quedar con Jenny para ir al Centro Comercial el sábado a las 17.00, por favor... no se lo digas a todo el mundo!! Mucho menos si piensas invitarla al teatro, si vas a usar el coche de papá o si llevarás el iPod con tal o cual música... Lo pones en bandeja para que algún listillo te quite el billete de 50€, el iPod, el coche de papá... y ¡si te descuidas hasta a Jenny!
El noveno es "No consentirás miradas a las fotos de tus hijos"
Si tienes el Facebook lleno de las fotos de tus hijos, con sus nombres, sus juguetes y sus gustos, y encima dices "esta noche no estoy en casa: cena romántica con mi marido a solas en la playa" ya has dado todas las pistas necesarias para que el c*br*n de turno pueda llevar a cabo alguno de sus planes perversos. Pon fotos de tus hijos si quieres, pero asegúrate de que sólo las vean las personas con permisos para hacerlo. También recuerda el octavo mandamiento y sé un poco discreto con tus planes sociales.
El décimo es "No autopublicarás contenido de una red social a otra"
Está de moda habilitar servicios para que lo que escribes en Twitter se escriba en Facebook, luego en Linkedin (red profesional) y por último que le llegue un mail a tu madre avisándole de todo ello. Puede ser muy cool, pero te va a dar problemas. La frase "ha sido un p*t* día" en Facebook es inocua, en Twitter es no recomendable, en Linkedin puede ser terrible y cuando lo lea tu madre será catastrófico, porque te quedarás sin cenar. Cada público requiere su lenguaje.
Como los mandamientos, todos se resumen en uno: "Pensarás (con la cabeza) cinco segundos antes de publicar algo"

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
top