Blog EnQuarentena

Crisis: ricos más ricos, pobres más pobres

No descubro nada a nadie si digo que el principal método de "ahorro" e "inversión" de las familias catalanas es la compra de la vivienda. Durante muchos años, políticas irresponsables que premiaban fiscalmente la compra de la vivienda (y no el alquiler) además de la solidísima cultura española de que alquilar es tirar el dinero fomentaron que una gran parte de la población se endeudara hasta extremos demenciales para acceder a la vivienda. En parte el esfuerzo quedaba recompensado por el incremento de los precios por encima de la inflación. Tal como se ve en el gráfico de la evolución trimestral de los precios de la vivienda en Barcelona capital, desde 2002 hasta 2007 (según la BBDD de idealista.com) hubo un periodo ininterrumpido de crecimiento de los precios muy por encima del IPC, con picos de hasta el 30% de variación trimestral. Esa "rendibilidad" no la dan ni los mercados financieros más arriegados y especulativos. Y además de ganar dinero, estabas pagando tu propia casa. Negocio redondo.
Ahora todo ha cambiado. Los precios bajan y algunos (a los que irresponsablemente se les otorgaron hipotecas por el 100% o el 120% del valor de la vivienda) tienen deudas que no pueden saldar ni tan siquiera vendiendo su propiedad. Gente que está esclavizada de por vida a pagar al banco por algo que ha perdido su valor. Los ahorros de muchas personas que, a causa de la caída de los precios, se van esfumando trimestre a trimestre. Pero como sucede siempre, esto no afecta a todos por igual. Los más ricos, una vez más, son los menos afectados. Tiene sentido, porque los ricos son los únicos que tienen un verdadero "ahorro" no basado en el ladrillo y unas verdaderas "inversiones" con un atributo clave para el éxito: la diversificación. La gente de las zonas más humildes de Barcelona no han tenido la opción de diversificar, en parte porque desconocen lo que significa y en parte porque los Gobiernos y los Bancos les animaron a apostar todo su dinero a un único caballo ganador.
La tabla de evolución de los precios de Barcelona por zonas (segundo gráfico) habla por sí misma: en el úlimo año, mientras los precios de Sants, Sant Andreu y Nou Barris han caído cerca del 16%, en los barrios altos de Barcelona (Sarrià-Sant Gervasi (SSG) y Les Corts) la caída ha sido la mitad. Es decir, los pobres han visto como sus "ahorros" en forma de piso se devaluavan mucho más que las viviendas de sus vecinos más afortunados. De esta manera queda en Nou Barris un precio por metro cuadrado de 3125€ mientras que en SSG es de 5369€. En pocas palabras: la brecha sigue agrandándose. Y esto no ha hecho más que empezar.
No soy fan de Montilla pero coincido con él en el diagnóstico: creo que esto no es una crisis económica, esto es un cambio de paradigma. Y puestos a cambiar ¿vamos a dejar que los cambios sigan beneficiando a los mismos?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
top