Blog EnQuarentena
Ayer en El País publicaron una viñeta que me gustó mucho. Lo cierto es que me gustan mucho las viñetas y el humor gráfico en general porque encierran grandes mensajes en cuatro trazos y un puñado de palabras. Mi favorita es, sin lugar a dudas, Mafalda. Me parece una genialidad, un clásico. El Capitán Spiff seguro que discrepa conmigo en este punto, porque sin duda prefiere Calvin & Hobbes. En todo caso, son dos obras que no se pueden comparar: Mafalda contiene reflexiones sociales y políticas que se contextualizan en la Argentina de los 70 pero que se han vuelto intemporales. Calvin & Hobbes es más como un análisis psicológico de la infancia, un ejercicio de lógica infantil, esa lógica tan aplastante y que tanto nos desconcierta a los adultos.
En la viñeta que hoy comento se aborda la cuestión de la inteligencia emocional. Es un tema de moda, del que todo el mundo pontifica. Se podría decir que la cuestión está ya muy "sobada". Multitud de escritores han emulado al exitoso Daniel Goleman y han escrito millones de cosas sobre la inteligencia emocional, el reconocimiento de los sentimientos propios y ajenos. Sin embargo creo que el dibujo va más a
llá y se centra en reivindicar algo que se obvia en las discusiones sobre el tema: si tan importante es la inteligencia emocional ¿por qué no se enseña en las escuelas? Sin duda, igual que existe una Educación para la ciudadanía, debería existir una Educación para la persona. Antes, cuando cursábamos Filosofía, dependiendo del profesor, podías adquirir una base de Antropología que te ayudara a discernir entre la maraña de sentimientos de adolescente. Ahora, con una educación entregada a los brazos del adiestramiento en técnicas, plantear una educación que trascienda lo meramente físico resulta casi utópico. En fin...

2 comentarios:

Sito Gavilán dijo...

Inteligencia Emocional. Vuelvo a recordar esa ciencia de Sincronicidad. Dime en que momento has sabido que mi psicóloga me ha recomendado a Daniel Goleman y Greenberg para comenzar a ordenar los muebles de mi cabeza. Estoy de acuerdo contigo en la enseñanza, sólo que a mi como ya sabes me quitaron esa masa gris para pasarla por la lavadora imperialista y colonialista de las barras y estrellas bajo el credo santísimo de mente y corazon, honor, Dios y Patria. En Fin, que es como empezar de cero, sólo que ahora recibo la inestimable ayuda de tu progenitor en materia etico-filosófica y la constancia y tolerancia de tu tía y esposa mía. Cuanta sabiduría junta, cuanto me queda por aprender.

Fran dijo...

Bueno, no menosprecies tu pasado. Tu experiencia con tu lavadora mental particular te permitirá en un tiempo poder llegar muy lejos. Tu experiencia en "enajenación mental" te dará una perspectiva amplia que te permitirá descubrir y evitar otras formas de manipulación mental más sutiles y no menos devastadoras de la personalidad.

Mucho ánimo con tu nueva misión!!

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
top