Blog EnQuarentena

Los burros de Teruel y yo

Este fin de semana tuve la suerte de poderme escapar de la ciudad y visitar al Locubiche en su palacio de Foz-Calanda. El Capitán Spiff, a bordo de una nave de alquiler, me ayudó a atravesar la espesa cortina de lluvia que el viernes cercó toda la ciudad de Barcelona. En la provincia de Teruel el tiempo fue bastante agradable y pudimos ir a ver una Feria de muestras rural. Uno de los "pabellones" estaba dedicado al ganado. Había cabras, ovejas, caballos y... ¡burritos!
Los burros eran muy mansos y se acercaban a la valla para que les pudieras acariciar. Tenían el pelo grueso pero suave y una mirada muy inocente. En general todos los animales son inocentes, porque no saben hacer las cosas con mala fe, pero estos animales tienen una mirada especial, que emite destellos de nostalgia, paciencia y humildad. Uno de estos burros, el de la foto, cuando le acariciabas levantaba ligeramente la mirada, como si preguntase ¿me acaricias a mí? ¿estás seguro de que no te has equivocado? Y si continuabas acariciándolo y te acercabas a su inmensa cabeza, él correspondía apretándola fuerte contra ti. Una sensación muy extraña me nublaba la vista: de alguna manera me sentía identificado con aquel burro. Poco después, el Capitán Spiff, con total seriedad, me dijo que el burro le había recordado mucho a mí. Y yo me sentí muy orgulloso.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
top