Blog EnQuarentena

Se te va a caer el pelo...

Eso me han dicho alguna que otra vez: "¡¡Tío, se nos va a caer el pelo!!". Siempre lo había tomado como una frase hecha para referirse a que la reprimenda iba a ser antológica pero desde hace un tiempo ya no hablo tan a la ligera del tema de la caída del pelo.

Todo empezó el día que fui al cuarto de baño del gato y encontré que escondía entre los botes de colonia un tratamiento stop caída. 25 añitos y ya con estas cosas, pensé. Además, desde cuándo le importa a un gato que se le caiga el pelo, es connatural con su condición felina. En todo caso, a partir de ese fatídico día empecé a observar un fenómeno perturbador en mi vida cotidiana. Después de mi jornada laboral al frente de la pantalla del ordenador me dediqué a contar los pelos que dejaba esparcidos por mi mesa de trabajo. Un día 4, otro 5, 12, 20!! El pánico se apoderó de mí y me imaginé al Capitán Spiff untándome protección solar en una brillante calva antes de un paseo matutino.

De cabeza al súper, a esa sección en la que uno siempre coge el champú más barato y el pack de seis esponjas por 60 céntimos que bien podrían usarse para limpiar sartenes. Sí, allí me encontré navegando entre cremas antiedad, loreales y demás. En un lugar destacado y a la vista de todos estaban los tratamientos capilares. Pensé que ya no nos queda un mínimo de dignidad. Al menos podrían hacer como en los videoclubs de VHS, que ponían las pelis porno en un lugar aparte y discreto. No, ya no queda espacio para la intimidad masculina.

De entre todos los botes me llamaron la atención, como siempre, los de color eléctrico. Después del sentido de la vista y no pudiendo usar el del gusto para estos menesteres decidí que el criterio de selección sería el olor. En este aspecto ganó el tratamiento anticaída de Fructis de Garnier. La broma me costó un pico, pero pensé que merecería la pena.

A día de hoy puedo decir que el número de pelos que quedan sobre mi mesa de trabajo al final de la jornada ha descendido drásticamente. Igual es que tengo menos stress, pero me parece a mí que eso del stress no lo consigo dominar mucho, así que igual la culpa es del bote verde.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
top