Blog EnQuarentena

La ramplonería del catolicismo "español"

Hace poco que Adolfo Nicolás, un señor de mediana edad hizo estas declaraciones en los medios:
"...en España yo era un poco intolerante, de la línea de tener todo siempre en orden, de ser muy exigente y de considerar la religión como fidelidad a una serie de prácticas. En Japón me di cuenta de que la verdadera religiosidad es algo más profundo, que hay que ir al corazón de las personas..."

Me gustó mucho esta reflexión, y me gustó mucho más que la hiciera una persona que a partir de entonces iba a ocupar el puesto de General de la Compañía de Jesús, es decir, la cabeza de todos los jesuítas.

Realmente el catolicismo "español", si es que pueden combinarse ambos términos, adolece de una ramplonería considerable. Una cosa ramplona es algo tosco, poco cuidado, chabacano... El "catolicismo" de la COPE es sin duda ramplón, pero también el de muchos otros que confundimos Amor a Cristo con autoexigencia y abnegación, Fidelidad a Cristo con subyugarse al criterio de quien está constituido en autoridad.

Me alegra que el llamado "papa negro" (por el color de su vestimenta) inicie el mandato con este estilo sencillo, reconociendo que se crió en un cristianismo ramplón, pero que el entrar en contacto con seres humanos de otras culturas su fe se expandió hasta hacerse católica, esto es, universal.

De verdad, pido perdón por haber sido tantas veces, de tantas maneras distintas un soberano ramplón.

2 comentarios:

Jorge dijo...

Me parece una generalidad hablar del "catolicismo" de la Cope. Me parece ramplón ;-) En la cope trabajan muchos periodistas. Algunos no son católicos. Otros sí. Unos te pueden gustar más y otros menos, pero no generalicemos, pues eso sí es totalmente ramplón, por favor.

En cuanto a autoexigencia y abnegación, negar que ambas acompañan al camino del cristiano es pueril. El problema sería que dicha autoexigencia y abnegación se hicieran por estocismo, y no por Amor. Es Cristo el que habla de "el que no se niegue a sí mismo y tome su Cruz de cada día...". Por tanto, sobran teorías. Cosa distinta es que uno se olvide de que debe ser el Amor el que nos mueva a hacer eso y que, a la postre, seremos juzgados en el Amor. En mi caso, por ejemplo, ser fiel al Amor de Jesús implica sacrificio y exigencia, y muchas veces no lo hago por miserable, pero gracias a Dios Él me abraza igualmente y me ayuda a volver a empezar.

That's my take.

pau dijo...

me parece que no se puede confundir ramplon con exigencia personal, ni confudir ser universal con ser un light y ir por la vida en plan "cantem tots junts i estimem-nos" sin pegar ni palo. El corazon es muy importante, pero la voluntad(no voluntarismo) tambien.

Pero supongo que tu no te refieres a eso

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
top