Blog EnQuarentena

Los jesuitas - Alain Guichard

El primero de diciembre de 1968, durante una sesión internacional sobre los Ejercicios espirituales, el P. Arrupe justificaba la reforma de la Congregación general XXXI en los términos siguientes: "Si hemos de vivir con precauciones y controles, menguarán mucho el dinamismo y la eficacia en el apostolado. Lo ideal es que el provincial o el superior puedan destinar a un jesuita a cualquier lugar donde haga falta, enviándolo solo y sin ningún temor, humanamente hablando, por ser el enviado un hombre interior, un hombre de oración".

Hoy la Iglesia no define ya a la fe como un conjunto de verdades sobrenaturales y de preceptos positivos que vinieran a completar, a superponerse a la "religión natural", para constituir así la religión cristiana; sus teólogos cada vez cobran mayor conciencia de la alteridad del Dios revelado en el Evangelio: un Dios humilde, respetuoso de nuestras libertades, amante de su creación y absolutamente distinto del Dios de los filósofos. Cualquier proselitismo que pretendiera imponerlo, falsificaría su imagen. Ésta, en cambio, se hace verdadera a través de una simple presencia cristiana, respetuosa de los demás, aceptándoles tal como son y en sus mismas diferencias, sin tratar de convertirlos más que a través del amor al prójimo. Probablemente la Comañía de Jesús, a pesar de las desviaciones y resistencias actuales, es aún, en el ámbito de la Iglesia, la corporación que presenta mayores aptitudes para dar dicho testimonio. Su radical hostilidad al espíritu de la Inquisición, manifestada cuando era peligroso hacerlo, su espiritualidad, su misma regla y la multiforme actividad de sus miembros, parecen designarla para tal misión.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
top