Blog EnQuarentena
Brillante frase que me mandaron el otro día por correo… Después de más de ocho años de carrera investigadora en España, puedo garantizar que es la frase más desacertada que he oído nunca. Al hombre grande lo hace su magnanimidad, su prudencia, su sensatez. Y al hombre grande, en España, lo hace el privilegio. El privilegio de estudiar en según qué colegios, el privilegio de haber nacido en un barrio u otro, el privilegio de que tu padre sea tal o cual, que tu familia tenga varios inmuebles vacíos con los que especular, el privilegio de tener unos apellidos que, no nos engañemos, todavía abren muchas, muchas puertas.
A veces estos mensajes, enviados precisamente por “privilegiados”, me resultan como una mofa, como un consuelo barato: “Yo tengo esto y lo otro, mi apellido, mi clase social, mis hijos van a tal cole… pero no te preocupes, porque el grande eres tú, porque te esfuerzas”. Qué gilipollez. Qué manera de tomar el pelo: el esfuerzo del obrero se merece el reconocimiento y el salario justo por parte del privilegiado y no palabras bonitas como “qué grande eres”. Lo triste es que se irán a dormir con la conciencia tranquila después de haber reenviado el mensajito a todos sus contactos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me pregunto si realmente eres una persona que piensa así... es posible que algunos cuenten con los "privilegios" que has mencionado, pero muchas veces estos se vuelven en tu contra. Sólo la persona es dueña de su futuro, de su porvenir, es probable que la frase de "al hombre grande lo hace el esfuerzo y no el privilegio" se refiera a eso, y no es más que la lucha constante lo que te lleva a ser una gran persona, pero ¿qué entiendes tú por "hombre grande"?

Froben dijo...

Quizá sea interesante distinguir entre hombre grande y gran hombre. Un hombre grande, el hombre al que me refiero en el post, es la persona exitosa, reconocida por la sociedad. Un gran hombre es algo distinto, es una persona que actua en cada momento según su conciencia, sin renunciar nunca a ella a lo largo de toda su vida.

Sobre que la persona es dueña de su futuro... lamento discrepar, hay tantos condicionamientos que nos hacen esclavos de nuestras circunstancias que no se puede afirmar con rotundidad que el destino esté en nuestras manos. Lo único que está en nuestras manos es la manera de afrontar lo que nos sucede

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
top